Published On: Mar, Jul 2nd, 2013

Deficiente gestión del SAG pone en riesgo a productores de Osorno y el País

Share This
Tags

sagDesde que tuvimos acceso a la información y a las resoluciones adoptadas por el SAG para «bajar» las exportaciones de carnes hacia la comunidad económica europea, causando con ello un grave deterioro a la imagen país frente a los mercados internacionales y a la estabilidad económica de la zona,  hemos buscado explicaciones en torno a una serie de situaciones que dejan de manifiesto la falta de políticas, criterios y procedimientos adecuados al interior de esta importante repartición publica. Importancia que, por ahora, no radica en el hecho de que como  organismo oficial del Estado de Chile, está encargado de apoyar el desarrollo de la agricultura y la ganadería, sino que con su accionar errático y poco oportuno  pareciera ser que actúa en forma diametralmente opuesta.

El 26 de marzo del 2013 el propio Sag en su página web institucional anunciaba la decisión «en  vista de las exigencias en materia de inocuidad determinadas por la Unión Europea», suspender, de manera temporal, la certificación para la exportación de carnes bovinas, hasta estar en condiciones de dar total cumplimiento a los requerimientos solicitados por los mercados internacionales. Bajándole el perfil a la información e indicando que la producción nacional a mercados europeos correspondería solo al 0,7% de la producción nacional y no indicando en ninguna parte las causas reales de esta decisión estaba en la deficiente gestión interna. Es mas Lo que no informó el SAG es que tomó la determinación obligado por una auditoria hecha por la UE que detectó serias deficiencias en el sistema de certificación de calidad de la carne de vacuno chilena. Una responsabilidad que sobrepasa el accionar de los productores cárnicos.

Odepa, en su último informe cuatrimestral indica que el precio promedio del novillo gordo a nivel país (período enero – mayo) ha caído 6,8%, si se compara con igual período del año 2012 bajando por primera vez, desde julio de 2010, la barrera de los $ 1.000 por kilo. Esta baja en el precio puede atribuirse a un aumento de la oferta de los animales de esta categoría: en el período enero – mayo de 2013 se han rematado 4.905 novillos más que en iguales meses de 2012. Saque usted sus propias conclusiones. Y si bien es cierto la exportación de carnes pueden ser mínimas y su impacto económico bajo a nivel país trate de explicar esa situación a quienes han realizados grandes esfuerzo para estar a la altura de las exigencias de los mercados internacionales invirtiendo tiempo, trabajo y recursos que muchas veces deben ser solicitado a la Banca que actúa con criterios leoninos y sin ninguna conmiseración. Por otro lado hay que considerar que la  salida alternativa entregada por la comunidad europea quien «recomendó» la «auto suspensión» de los envíos es un daño significativo  a la reputación que nuestros productores han construido con sudor.

¿Ha visto usted en el mercado interno que la baja de precios de la carne se traspase a los consumidores?. Le adelanto la respuesta: NO. ¿Puede usted determinar quien ha sido el mayor beneficiario con esta baja de precios? Le adelantamos la respuesta; SI. Una buena parte de esos 4905 novillos faenados están siendo comprados a mitad de precios por representantes del retail con conexiones en América latina que se llevan otra vez la tajada del león. Un secreto a voces del cual evitan hablar los Productores Cárnicos por temor a represalias. Todavía está abierto el Mercado Coreano, indican y así las cosas «mejor es quedarse calladito», señalan productores que piden reserva. La pérdida  de confianza en el accionar del SAG es evidente. «La capacidad de la autoridad competente para tomar acciones apropiadas queda en cuestión, después de la auditoría anual», lo señala  Bernard Van Goethem, Alto funcionario de la UE en documento publicado por Ciper Chile y en el que se da cuenta del ultimátum realizado al SAG  y de las 6 principales irregularidades detectadas cuya responsabilidad recae directamente en la correcta aplicación y supervisión  del Sistema  PABCO.

Y Ahora…¿ tras la leche?

El sistema PABCO (Planteles Animales Bajo Certificación Oficial) fue concebido inicialmente como una herramienta destinada a certificar los predios de producción cárnica ajustando sus requisitos a las necesidades de los mercados europeos. Posteriormente y a solicitud de las plantas lecheras se extendió esa certificación a los predios productores de leche  en lo que se conoce como PABCO A. El Objetivo certificar buenas prácticas, fijar estándares de calidad en la producción de leche e incentivar mejoras en las técnicas de producción nivelando positivamente la calidad de nuestros productores. Mientras el Sag colocaba las reglas,  los productores colocaban el trabajo y el mejoramiento de su infraestructura productiva a través de nueva y mayor inversión económica siempre con los ojos puestos en mejorar la competitividad y sustentabilidad . Por sus parte las plantas lecheras y a modo de incentivo comenzaron con la entrega de un bono de $6 a $8 pesos por litro a los predios certificados.

Sin embargo la auditoría realizada por la Comunidad Económica Europea  en el sistema de trazabilidad animal (origen y destino de los animales) puso fin también al proceso de certificación o de «recertificación»  del PABCO A por lo que los productores lecheros, sin tener arte ni parte, dejaran de percibir esos de $6 a $8 pesos por litros lo que se traduce en pérdidas cercanas a los $7.140 millones de pesos. Un monto considerable que afectara a toda la cadena comercial y productiva ligada a esta zona lechera y atendiendo a que el 90% de la leche recibidas por las principales plantas procesadoras ostentan la certificación indicada y eso que se debe considerar que Chile actualmente no está habilitado para exportar leche a Europa.

Un desatino garrafal de las autoridades del Sag y del mismo Ministro de agricultura Luis Mayol Bouchon que han desatendido la solicitud de algunos gremios como la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno  (SAGO) que ya el 13 de mayo mediante una carta le solicito informar de qué forma se subsanara la situación aquí planteada. Respuesta que dos meses después aun no llega.

Directivos de Sago han hecho presente su preocupación por este grave problema. Y buscan una respuesta. Claro que lo hacen con un tono moderado y firme señalando los problemas asociados en esta falla en torno a la suspensión de la recertificacion del Pabco A y abogando estrictamente por el sector lechero.

Nosotros como medio tenemos una visión más amplia del problema y mucho mas critica . Puesto que la Carne y la leche son pilares fundamentales de nuestra economía regional. Es un problema que alcanza directamente nuestro bolsillo como ciudadanos. Algunas personas entrevistadas indican que tras a la falla del sistema  está la inoperancia de funcionarios del Sag heredados de gobiernos anteriores. Nosotros creemos que la responsabilidad es directamente de quienes conducen tanto el Ministerio de Agricultura como la Dirección Nacional del Sag, sin intermedios y que es su deber dar una respuesta urgente a esta problemática.

En lo estrictamente político se hace indispensable que la ciudadanía este atenta al pronunciamiento de los parlamentarios y a la efectividad de sus acciones en torno a buscar una pronta solución. Y al referirnos a los parlamentarios traspasamos las fronteras del distrito 55 hasta la zona del Bio.Bio. No es posible que por omisión se sigan avalando  practicas que atemorizan a nuestros productores, que se nieguen respuestas urgentes nuestro gremios más representativos y que se pague con la permanencia en sus cargos a quienes no lo están haciendo bien o quienes no entregan la información en forma transparente.

Cuando le planteamos al Director de la Sago Tomas Herber  estas últimas aprensiones indico claramente que «sea el gobierno que sea la leche seguirá siendo de color blanco, el problema es de todos y va mas allá de lo político».

Nuestras aprensiones, sin emabargo persisten.

Martín Costabal, un tristemente célebre recordado Ministro de Hacienda les dijo  a los agricultores en cierta oportunidad y ante los reclamos por las importaciones de leche «que se coman las vacas y se dediquen a un negocio rentable». Hoy el Sag no lo dice, pero está dando realmente pocas opciones,  lo que convierte  a este problema en una situación mucho más grave que los dichos de un ex ministro.

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.