Published On: Mar, Sep 22nd, 2015

El desafío como aprendizaje significativo y plancentero

Share This
Tags

educacion

Un cerebro estimulado es aquel que vive una secuencia de eventos cognitivos y emocionales que culminan siempre con una recompensa que se puede volver adictiva. Y es que cuando ofrecemos a nuestro cerebro experiencias motivantes, emocionantes y por sobre todo desafiantes, se despierta la curiosidad, puerta de entrada para la movilización de todo el proceso de adicción neuronal que favorece el aprendizaje.

El cerebro es curioso, le gusta indagar y ser desafiado. ¿Por qué? Porque cuando se genera el proceso de activación para el aprendizaje, se focaliza fuertemente en el estímulo y en ese momento, se produce dopamina que es el neurotransmisor del placer. Este cerebro, lleno de placer, inicia la siguiente fase que le lleva a asociar lo que va conociendo con lo ya conocido para buscar las mejores respuestas al desafío: se activan así funciones de almacenaje de la información y el rescate de otras en la memoria de largo plazo; se agilizan habilidades ejecutoras para asociar, reflexionar, analizar, evaluar, descartar, decidir, proyectar, monitorear e hipotetizar, lo que provoca una tremenda activación neuronal.

Es en esta etapa que el cerebro vivencia cargas de neoaderanilina y adrenalina, nuerotransmisores esenciales para la acción. Cuando siente y comprueba que ha resuelto el desafío, en él se han creado nuevas redes neuronales y se libera una gran cantidad de serotonina que es el neurotransmisor de la sensación de placer y satisfacción, estado emocional de “misión cumplida”. Esta experiencia despierta la necesidad de querer más sensaciones de placer, cultivo ideal para nuevos desafíos y aprendizajes.

Ojo, no todos los cerebros se motivan con los mismos estímulos. El cerebro humano -como la huella digital- es único e irrepetible, lo que le sirve a uno no necesariamente le servirá a otro.

Busquemos entonces nuestras propias fuentes de placer y satisfacción. Lo importante es que el bombardeo de neurotransmisores potencie el crecimiento de dendritas que serán una base para cualquier aprendizaje. El cerebro quiere y demanda cada vez más placer, potenciando un círculo virtuoso para el aprendizaje. Aquí el refuerzo en lo adquirido y la aplicación de lo aprendido convierte el desafío en un aprendizaje significativo y plancentero.

Karova Martínez Rivera
Jefa de Carrera Educación Diferencial
UST Osorno

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.