Published On: Sáb, Ene 10th, 2015

La reserva moral de la UDI

Share This
Tags

udi

A medida que se van conociendo nuevos antecedentes del caso Penta surge mayor molestia en la militancia UDI . Las figuras, los rostros emblemáticos y las caras reconocibles van perdiendo sutil apoyo frente a la maginitud de los eventos que intenta imponer como validos un ala al interior de la orgánica del partido que como último y desesperado recurso, pretende responsabilizar a los vacio legales en marco regulatorio para el financiamiento de campañas. La culpa de esta debacle la tiene el empedrado reclaman anulando toda intención de humildad e hipotecando nuevamente su credibilidad.

La UDI atraviesa la peor de sus crisis lo que hace entendible el proceso catártico y de mala fe que ha intentado imponer en los último meses atacando las reformas del gobierno, buscando generar miedos y angustias en lo que puede definirse como la estrategia para desviar la atención publica de lo que ahora para muchos resulta evidente. Si esta afirmación no es verdad es al menos lo que parece ser desde un punto de vista desapasionado y alejado del partidismo político.

Pero esta crisis no es institucional. Es dirigencial. Es la mesa directiva que adopto la continuidad de la posta política entregada en un camino que ha ido desperfilando el ideario trazado hace mas de 20 años . La Udi de ayer no es la Udi de hoy. Se ha dañado la institucionalidad de quienes creen en el proyecto UDI como se planteo en sus inicios a la sombra de Pablo Longueira, Jaime Guzmán, Jaime Orpitz, Andrés Chadwic entre otros y en la que Jovino Novoa resulto siempre ser solo un accidente del gremialismo que tomo tardío protagonismo a la muerte de Guzmán. Algo que recuerdan bien lo militantes fundadores de la UDI, al menos en la provincia de Osorno.

Si creemos en lo planteado, en la reciente conferencia de prensa, la falta de comunicación interna y el clima de desconfianza es evidente pues solo levantado el secreto de la investigación, se han conocido antecedentes que involucrarían en el financiamiento irregular de campañas; a menos que se mantenga la mentira piadosa como herramienta de defensa.

De mayor irresponsabilidad resulta la argumentación de una existencia de prácticas generalizadas en esta materia, puesto que solo la percepción de culpabilidad ha roto el silencio que los convierte no solo en cómplices pasivos sino que los eleva a la categoría de encubridores de situaciones anómalas que podrían existir también al interior de una Concertación que comienza a guardar sospechoso silencio.

Ante ello no solo se debe cuestionar a los parlamentarios de la Udi involucrados directamente en el caso Penta sino que se debe revisar la actuación de quienes desde la Concertación han mantenido voces como compañero de marras en la aprobación de proyectos que pudiesen considerar determinados beneficio a grupos económicos o de intereses específicos, como la polémica surgida en torno a la neutralidad tecnológica y el proyecto de ley paralelos sobre licencias de software en el aparato público cuestionado por el diputado Vlado Mirosevic.

El hecho de que el grupo Penta haya sido descubierto no quiere decir que sean los únicos involucrados en prácticas de similares características, creer lo contrario resulta de ingenuidad extrema.

Es tan grande el daño causado por la ineficiente actitud dirigencial de la UDI que debiera terminar afectando al establishmen politico nacional , pues ha permitido que los cuidados del sacristán terminen matando al cura abriendo aquí de par en par la puerta para que la ciudadanía reinstale con más fuerza la necesidad de una Asamblea Constituyente que desde ahora margine a la clase política en general y en ejercicio, sin excepciones. Pues solo a través del cambio constitucional se podría regular un nuevo orden interno que frene las malas prácticas, los contubernios, la inamovilidad y la deslegitimidad moral que percibe la ciudadanía de la clase política, pues este fracaso político es de responsabilidades compartidas por todo el espectro.

Lo positivo de todo esto y para la UDI es que esta crisis puede convertirse en una oportunidad para un sector de la militancia y de los senadores y diputados en ejercicio que han renunciando desde hace mucho a un culto a la egolatría política interna llevada a cabo por quienes mantienen fines que solo queda en la conciencia de sus principales responsables (vea reserva moral de la UDI)

En lo inmediato la Udi requiere una importante modificación estructural a través de un Nuevo Congreso Ampliado de emergencia que permita fijar una nueva posición que instale un gremialismo renovado que lo distancie de la plutocracia, no aparente, evidente y que en lo sustantivo los define como el partido empresarial más que el partido popular. Eso si es que quiere legar un espacio político en el futuro para la militancia que sobreviva a este intento inducido de suicidio político colectivo.

La reserva moral en tiempos de crisis de la UDI.

Existe una reserva moral al interior de la UDI. Senadores y diputados que se han encumbrado a sus sitiales sin grandes artimañas, sin cartas referenciales y por el solo merito de sus actuaciones personales y meritorias. Algunos han sido criticados por aprobar el reajuste de sueldos; por mantener apoyo a la institucionalidad post 1973; incondicionalidad en pos de la supervivencia de la UDI; Intransabilidad de valores y principios ligados a un conservadurismo sin evolución; pero que a la vez han sabido mantener y capitalizar el respeto de sus electores e incluso de sus detractores políticos con los que son capaces de llegar a acuerdo con visión de país y quienes se les valora el legitimo derecho de pensar y actuar distinto construyendo una oposición alternativa , renovadora y garante de la visión política del corazón de la UDI ; pero que sin embargo en la mayoría de los casos han sido desplazados por quienes hoy son abiertos responsables de una crisis interna cuya solución está en el paso al costado que estén dispuestos a dar quienes se creen imprescindibles.

He aquí una consideración sobre parlamentarios en ejercicio que  constituyen esa reserva moral primogénita de lo que alguna vez quiso ser la Udi Popular

Senadores

Senador Alejandro García Huidobro quien se ha comportado como un militante disciplinado manteniendo en el ámbito de lo interno sus discrepancias al interior de la Udi no sin dejarlas en evidencia

Jaime Orpitz Bouchon, militante de la vieja escuela alejado de la plutocracia política instaurada y en respetuoso y disciplinado silencio frente a los acontecimientos recientes.

Víctor Pérez Varela quien desde un principio y con correcto juicio señalo que este tipo de situaciones no eran incumbencia del Partido si no del ámbito y competencia de los tribunales, Una voz desoida al interior de la Udi.

 Diputados

 1. Issa Kort Garrica quien sin embargo debe justificar las limitaciones solicitada al diputado Fidel Espinoza en torno a la investigación del Caso Penta en que solicito no mencionar a parlamentarios en ejercicio.

2.-Jaime Bellolio Avaria quien critico al homenaje del General Pinochet en la cámara y ha sido cuestionador interno del daño que el caso Penta ha hecho al gremialismo Udi.

3.- David Sandoval Plaza quien debiera justificar su respaldo a la nueva ley de diarios digitales como única falta de mayor connotación.

4.-Ivan Norambuena Farias quien ha mantenido una abierta crítica social y sido critico por el estilo empresarial de Arauco hacia sus trabajadores del bosque, señalando que con sus prácticas “les regulan el estómago con los sueldos»

5.- Arturo Squella Ovalle quien sin embargo a sido fuertemente cuestionado por oponerse a la revocación de la nacionalidad por gracia del sacerdote O’reilly por abuso de menores enviando una señal equivocada y poco clara frente a un tema altamente sensible.

6.- Celso Morales Muñoz a quien sus mayores críticas apuntan a la baja asistencia a la cámara de diputados

7.-Jorge Ulloa Aguillon quien necesita revaluar y redefinir su posición frente a temas de derechos humanos que lo acercan peligrosamente a un sector duro en materia de política económica y quien suele actuar con soberbia frente a un necesario nuevo clima de entendimiento en el actual sistema democrático.

8.- Osvaldo Urrutia Soto quien debe justificar su respaldo a la nueva ley de diarios digitales

9.- Pedro Álvarez Salamanca quien se ha sentido intimidado frente a una fuerte corriente al interior de la Udi de privilegiar la aparición pública reiterativa de quienes han sido rostros emblemáticos.

10.- Ramón Barros Monteros un parlamentario más preocupado de los temas de su distrito que incluirse en las oscuras ligas de los temas nacionales al igual que Alvarez Salamanca ha privilegiado la serenidad que la navegación por aguas turbulentas.

11.- Renzo Trisotti Martínez quien ha sido calificado como el diputado de la fuerzas rebeldes de la Udi.

12.- Romilio Guiterres Pino quien mantiene un prudente silencio abocado exclusivamente a sus labores parlamentarias y distritales.

13.-Sergio Gaona Salazar quien sin apoyo ni respaldo se ha atrevido a esbozado algunas denuncias que podrían significar tráfico de influencias en episodios ligados al narcotráfico

About the Author

- Para mayor información sobre este articulo recomendamos contactarse con Claudio Ojeda S. - Fono 987762086 - semanariolocal@gmail.com - Código Postal 5290231 - Edificio S - Depto 103 - Osorno - Chile /// Semanario Local es un Medio de Comunicación Social reconocido por el Estado de Chile y sujeto a las normas y Ley de Prensa 19.733. Esta información cuenta con respaldo legal y no puede ser modificada ni alterada en ninguna de sus formas. El material publicado está exento de Derechos de Autor y es de Libre Uso.